arquitectura

       
 
 
 
  Desarrollo Profesional
  Y en México ¿qué sucede?
  Perfil del estudiante
  ¿Dónde estudiar?
  Información de interés


Licenciatura en Arquitectura

El hablar de Arquitectura es hablar de cómo las Humanidades y las Ciencias se conjugan en un mismo campo del desarrollo humano, en donde la sensibilidad debe ser más profunda que el intelecto para que a través de la técnica el arte se realice.

Tan es así que la Arquitectura fue clasificada por los antiguos griegos como una de las Bellas Artes, entendiéndose entonces como una de las formas de comunicar emociones, sensaciones y sentimientos con un principio estético. Manteniendo esta forma de concepción y agragándole un buen manejo de la técnica y la tecnología, los arquitectos a lo largo del tiempo han logrado concebir y llevar a cabo proyectos arquitectónicos impresionantes.

Como corolario cabe la pena señalar que en el siglo XIX, Eugène Viollet-le-Duc (1814-1879), arquitecto, arqueólogo y escritor francés, consideraba que la Arquitectura o arte de edificar constaba de dos partes importantes: la teoría y la práctica. Mientras que la teoría abarcaba el arte con las reglas heredadas de la tradición y la ciencia que podía ser demostrada por fórmulas invariables; la práctica era la perfecta adecuación de la teoría a los materiales, al clima y a las necesidades que se pretendía cubrir en cada caso.
    
Como lo señalamos anteriormente al encontrarse la Arquitectura ligada a las Humanidades, también está sujeta a las limitaciones y fortalezas de la Historia como ciencia y por ende a las diversas perspectivas en relación a su estudio. Además de la dificultad que lleva discernir en que momento se trata de Ingeniería Civil o de Arquitectura en el estudio de su porpia historia, especialmente en tiempos remotos.

Es por ello que los especialistas señalan que la historia de la Arquitectura inicia desde la prehistoria cuando el hombre comenzó a ser sedentario y crea las primeras “construcciones”, siendo las antiguas viviendas encontradas en Çatal Hüyük —actualmente
territorio Turco— que datan de los años 10,000 - 6,000 a.C. la evidencia más antigua conocida hasta el momento; del mismo modo se habla de que los “megalitos” pudieran ser las primeras expresiones arquitectónicas. Sin embargo, es hasta la antigua Mesopotamia el momento en que puede señalarse como el inicio de la edificación de construcciones para fines distintos del resguardo humano, observandose una clara planeación de espacios y elementos que tienen estéticamente un significado en sí mismos, tales son los casos de la legendaria Torre de Babel o la Puerta de Ishtar.

En relación al lenguaje propiamente arquitectónico, se puede encontrar en los escritosDe Architectura de Marco Vitrubio Polión – arquitecto, escritor, ingeniero y tratadista romano del siglo I a.C.--, que señala como características arquitectónicas: la firmitas o seguridad a nivel técnico y constructivo, la utilitas o función a que se destina y la venustas o belleza que posee.

Así, gradualmente cada civilización fue dejando su legado en el desarrollo arquitectónico. Actualmente y a pesar de los grandes cambios ideológicos la Arquitectura moderna mantiene una enorme importancia en el desarrollo socio-económico y cultural de cualquier país, lo que ha dado cabida a enormes iconos que representan a la ideología y pensamientos arquitectónicos. En México podemos mencionar algunos personajes tales como: Barragán, Díaz Infante, Legorreta, González de León, O’ Gorman, Ramírez Vázquez, Zabludovsky, entre muchos otros.
    
La arquitectura es tan variada como culturas existen, por lo tanto y a pesar de la existencia de normas internacionales que se apoyan en programas y métodos para su enseñanza, la diversidad cultural obliga a que la técnica se apegue al entorno en que se encuentra el profesional para desarrollar su actividad.

Dado lo anterior, el Arquitecto esta obligado a tener la capacidad para aplicar todos sus conocimientos teóricos, históricos, metodológicos, ambientales, técnico-constructivos, administrativos y profesionales, en la generación de estrategias de acción, en la conducción procesos de diseño, en la resolución de problemas espaciales y ambientales, en el empleo de la tecnología más adecuada, para logara que las distintas etapas de creación y materialización de espacios arquitectónicos se encuentren ligados siempre al entorno en donde desarrollará su proyecto.

En la actualidad un Licenciado en Arquitectura desarrolla actividades tales como:
  • Diseñar y construir proyectos arquitectónicos, que integran creativamente principios estéticos, teóricos, metodológicos y tecnológicos; pero con sentido funcional.

  • Analizar problemáticas arquitectónicas para proponer soluciones adecuadas, desarrollando metodologías de trabajo.

  • Se integra en proyectos y obras arquitectónicas, como líder de planeación, dirección, promoción y control de los mismos, sujetándose a la normatividad vigente ya sea esta local, nacional o internacional. Además se ocupa en conocer el contexto legislativo, para una correcta aplicación de las leyes y reglamentos de construcción.

  • Se especializa en conocer los nuevos conceptos bioclimáticos, térmicos, estructurales, etc., así como nuevos materiales y técnicas de construcción, para su implementación y/o aplicación.

  • Elaborar estudios de factibilidad inmobiliaria, asesorando a las empresas dedicadas a los bienes raíces. Además de que puede involucrarse en la Administración de la adquisición de inmuebles, arreglos contractuales y de seguimiento.

  • Dirigir empresas de servicio, como mantenimiento de oficinas y arquitectura del paisaje, entre otros.

  • Trabajar en puestos operativos o directivos de urbanismo, diseño y preservación del patrimonio cultural.

  • Colaborar en empresas, organismos gubernamentales y despachos de asesoría y consultoría, dedicados a la edificación, construcción y proyectos estructurales.

  • Investigación y docencia en universidades e institutos de enseñanza superior.

  • Maquetista, topógrafo y gestor de permisos.

  • Evaluación de costos, manejo de personal, conocimientos sobre uso del suelo, relación con clientes y proveedores.

    

Desde hace varias décadas la industria de la construcción es uno de los sectores más importantes en la economía global de los países, esto debido la estrecha vinculación con la creación de infraestructura básica como: puentes, carreteras, puertos, vías férreas, plantas de energía eléctrica, hidroeléctrica y termoeléctrica, etc. Es por ello que la industria de la construcción durante los períodos de crisis económica, de entre todas las industrias es la que registra la mayor caída, mientras que durante la recuperación económica siempre experimenta el mayor crecimiento promedio de la economía global de un país.

México no es la excepción, desde los años 40’s del siglo pasado hasta la fecha se le ha dado gran importancia a esta industria, desde aquella época se puede observar la creación de los corporativos que actualmente dominan las grandes y macro construcciones en México.

Gracias a estos factores la demanda de profesionistas involucrados en la industria de la construcción es requerida en épocas en que la economía es favorable.

El Observatorio Laboral señala que en el segundo trimestre del 2007, el 77.9% de los Arquitectos se encuentran en ocupaciones acordes a su formación profesional; además, sus ingresos promedio oscilan entre los $ 10,000 a $ 12,000 mensuales, lo cual es “natural” debido a que es la edad (25 y 34 años) que los profesionistas acaban de egresar de la licenciatura y/o se encuentran en desarrollo de un posgrado que les permita alcanzar un mayor grado de especialización y por ende una mejor remuneración económica.

Sin embargo, el Observatorio Laboral también señala que durante los últimos 10 años los egresados de la Licenciatura en Arquitectura se ha mantenido como la carrera con menos profesionistas ocupados en México.

77.9%
De los Arquitectos
se encuentra en ocupaciones
acordes a su
formación profesional


En la última década
los egresados de
Licenciatura en Arquitectura
se han mantenido como
la carrera con menos profesionistas
ocupados en México.

Donde puede integrarse profesionalmente un Arquitecto en México:

  • En su propia empresa, oficina o despacho.
  • Como parte integral de empresas de servicios como mantenimiento de oficinas.
  • En alguna Secretaría de Estado, como la Secretaría de Desarrollo Social, Secretaría de Turismo, Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
  • En dependencias del Gobierno tales como: INFONAVIT, PRONAVI, SEDESPA, INEGI, PEMEX o CFE, entre otras.
  • En las direcciones de obras públicas de los gobiernos federal, estatal y/o municipal.
  • Como diseñador de instalaciones eléctricas, iluminación, sanitarias e hidráulicas.
  • En la fotografía arquitectónica e Ilustrador.
  • Como dibujante electrónico (CAD).
  • Investigador o docente de alguna institución educativa.
    

El diseño y construcción de una obra arquitectónica es un complejo proceso en el que el Arquitecto debe realizar diferentes consideraciones, de lo más relevante son las diferentes dimensiones de la obra arquitectónica:

  • Las tres dimensiones clásicas de Vitrubio: funcional, estructural y estética.
  • Las tres dimensiones de J. Ackerman: individual, ambiental y cultural.
  • Otras tres dimensiones más: social, económica y artística.


Dimensiones todas ellas en las que la Geometría (cálculo o creatividad)
jugará un papel destacado.


Texto tomado del artículo “El Vientre de un Arquitecto
Raúl Ibáñez Torres, Universidad del País Vasco.

¿Cómo lograr que este cúmulo de preceptos se cumpla en una obra arquitectónica?
La respuesta es compleja, sin embargo el uso del paraboloide hiperbólico en superficies en la arquitectura moderna ha logrado que se alcance cada vez más el desarrollo ideal.


L'Oceanogràfic, Ciudad de las Artes y las Ciencias. Valencia España, Félix Calatrava, 2002.

Esta forma geométrica es conocida desde la antigua Grecia, cuya peculiaridad radica en que a pesar de ser una superficie curvada, se pueden construir líneas rectas. Lo cual se consigue al modificar el ángulo de inclinación de una recta que se mueve encima de otra curva.

Gaudí en el siglo XIX, Candela y Calatrava en nuestros días son los arquitectos que han logrado conseguir el máximo de esta forma geométrica en sus diseños.

    

Después de mostrarte una pizca de lo que es la Arquitectura, veamos cuales son las características en tu personalidad que te ayudarían a ser un profesionista exitoso en esta área de desarrollo humano.

Te recordamos que es una profesión humanística ligada a la técnica y tecnología al 100%, por lo tanto, una persona que aspira a ser estudiante de la licenciatura en Arquitectura, deberá:

  • Tener gusto por las matemáticas, sociología, filosofía, ética, dibujo, historia universal, historia de México e historia del arte.
  • Contar con capacidad de observación y análisis.
  • Facilidad para comunicase a través de la expresión gráfica, visual, oral y escrita.
  • Tener la capacidad de encabezar equipos de trabajo y desempeñar funciones de liderazgo.
  • Curiosidad para experimentar con las formas, el espacio y los materiales.
  • Ser hábil para la representación gráfica y tridimensional de los proyectos, directamente o utilizando equipos de cómputo.
  • Imaginación, creatividad e inventiva, de lógica y sentido común, para el ordenamiento de ideas.
  • Contar con juicio suficiente para establecer prioridades y capacidad de jerarquizar situaciones a resolver.
  • Tener un claro sentido de estética.
  • Poder manejar diferentes equipos de medición y cómputo.
  • Capacidad para establecer buenas relaciones interpersonales.
  • Comprender e interpretar mensajes gráficos de manera significativa, utilizando las nociones de espacio, color y dimensión.
  • Capacidad para el razonamiento lógico.
  • Ser una persona disciplinada.
  • Disposición para la innovación.
  • Destreza manual.
  • Actitudes de conciencia y respeto al patrimonio cultural y de integración al medio ambiente.
  • Interés por la ciudad, la arquitectura, el medio ambiente, el arte, la tecnología, por el ser humano y su interacción con el espacio.
  • Contar con recursos económicos suficientes para invertir en materiales y herramientas que demanda la carrera.
  • Gusto por los idiomas, preferentemente manejo del inglés.
    

Consulta nuestro motor de búsqueda para que empieces a establecer contacto con las instituciones y solicites información acerca de los planes de estudio y su enfoque. Visita sus páginas de Internet, conoce sus instalaciones, habla con el consejero educativo y platica con alumnos que hayan asistido a las escuelas que más llamen tu atención.

Ten en mente que entre más completos y sólidos sean tus conocimientos, y mayor sea la cantidad de información que tengas antes de tomar una decisión, más probabilidades tendrás de haber realizado una buena selección de carrera y lograr una vida profesional exitosa.

Recuerda que la decisión de estudiar y en dónde hacerlo es tuya, y que dependerá de ti que sea la mejor. Escríbenos para comentarnos algo o solicitarnos que integremos la información de alguna carrera en especial.

UNIoportunidades@e-test.com.mx

    

WEB SITES
   — Santiago Calatrava, oficial WEBsite
   — Antonio Gaudí, Ayuntamiento de Barcelona, Instituto de Cultura.

LECTURAS
Arquitectura y matemáticas. La geometría al servicio del arte: de Gaudí a Gehry, Juan Monterde. Departamento de Geometría y Topología, Universidad de Valencia.

El Vientre de un Arquitecto”, Raúl Ibáñez Torres, Universidad del País Vasco.

LIBROS
Así que quieres ser Arquitecto, Roger K. Lewis, Limusa Noriega Editores, 234 p., ISBN: 968-18-5726-7

La primera edición de este libro pronto fue reconocida como la mejor guía básica de la profesión. Despupes de una década, es considerado cómo un texto oficial en los cursos introductorios de arquitectura y es una lectura recomendad a los aspirantes a cursar esta carrera.

El autor describe los beneficios de convertirse en arquitecto, entre ellos la oportunidad de expresarse de manera creativa, de mejorar el medio ambiente, y de lograr notoriedad. Pero no duda en mostrar la otra cara de la monedad: la falta de trabajo seguro y remuneración apropiada, la intensa competencia, las restricciones impuestas por los clientes y el alto grado de ansiedad y desilusión entre los arquitectos jóvenes. Escrito en un estilo claro y accesible, salpicado por un toque de humor, el libro está ilustrado con viñetas dibujadas por el mismo autor.